jueves, 5 de febrero de 2009

El dojo de karate

De: sensei_sho (Mensaje original) Enviado: 09/05/2006 09:30 p.m.
De Do, camino y Jo, lugar, sala; en japonés Dojo significa el "lugar del camino" o el "lugar donde se practica o se estudia el camino".
En los templos budistas se le da este nombre a las salas en donde se reúnen los monjes para la meditación. La influencia del Budismo Zen en las artes marciales japonesas hizo que se utilizara este término también para los lugares en donde se practicaban las artes marciales.
Pero en el Budo, no se practica solamente en el Dojo. El arte marcial es un arte que se experimenta en cada momento, por lo que cualquier lugar en donde el Budoka pueda perfeccionarse y elevarse espiritual, moral y físicamente se puede llamar Dojo.
Dado su origen, el Dojo es sagrado y se le debe respetar como tal. Es el lugar en donde a través del esfuerzo físico, la concentración, y la meditación nos perfeccionamos y fortalecemos exterior e interiormente.
En el Dojo hay cuatro lugares definidos. El principal se denomina Kamiza, es el lugar reservado a los maestros, es el "frente" del Dojo en donde se colocan objetos simbólicos como la fotografía de los maestros y la expresión escrita de algún ideal.
Frente al Kamiza se encuentra el Shimoza. Es el lugar que ocupan los alumnos.
A la izquierda del Kamiza está el Shimozeki, para los alumnos de menor graduación y a la derecha se encuentra el Joseki para los de mayor categoría.
El Dojo debe estar desprovisto de todo ornamento, signo religioso o político que indique sectarismos. Debe ser un recinto árido pero apacible, pulcro pero no brillante, austero pero no pobre, cerrado pero no clausurado. Debe estar abierto a todas las personas de bien, sin distinción de edad, cultura, credo ni capacidad. Debe reinar la buena fe y el sentido común.
Para poder acercarnos a nuestros cinco objetivos: ser honrado, ser respetuoso, ser esforzado, defender la verdad y hacer primar la razón ante la fuerza y elevarnos espiritual y técnicamente, es necesario técnica y disciplina.
El método es forjar el espíritu a través del perfeccionamiento de las técnicas físicas.
La ceremonia de la preparación del karategui, la reverencia hacia el Dojo, hacia los compañeros, instructores, maestros, el orden en el Dojo, predisponen y están indicando el grado de disciplina interior.
Con todos estos objetivos y muchas más ideas nos ejercitamos alumnos e instructores constante y tenazmente en el árido camino del Bushido que en fin, es también el camino del Zen.



(Material proporcionado por el instructor Nestor Vinagre